Lugares en los que no colocar una alfombra

Lugares en los que no colocar una alfombra

Lugares en los que no colocar una alfombra

Ya sabemos de las ventajas que tienen las alfombras para la decoración y también para el descanso y disfrute de nuestros pies. Aunque aquí no vamos a frenar la intuición ni gustos de nadie, queremos daros algunos lugares en los que colocar una alfombra no es una buena opción.

La entrada. Vale, los felpudos lucen mucho. Pero una alfombra, de esas tan bonitas que tanto agradan a la vista, no es la mejoro opción si no queremos que esté negra cada dos días. Aunque nos descalcemos al entrar, las corrientes por debajo de la puerta arrastran polvo y suciedad, y la alfombra será el sitio ideal en el que decidirán quedarse a pasar un largo tiempo.

El cuarto de lavar (solana/balcón). Aunque no conozco mucha gente que se lo plantee, cualquier lugar con suelo puede tener una alfombra. Lo malo de colocarla en el lugar en el que lavamos y tendemos es que acabará absorviendo multitud de olores (las alfombras son expertas en ello) y terminará oliendo bastante mal.

La cocina. Este es, sin duda, el lugar menos aconsejable. Muchos optan por utilizar una jsadfhasfjsfaksn a los pies de la encimera o de la vitrocerámica, pero colocar una alfombra aquí es asegurarnos que acabe llena de restos y suciedad. Por muy higiénicos que seamos cocinando, siempre cae algo o salpica, y la alfombra terminará teniéndose que lavar casi a diario. En al cocina podéis poner una alfombra debajo de la mesa para comer (si la tenéis).

Estos son los lugares en los que no aconsejamos que se coloquen alfombras. De todos modos, a la hora de decidir si colocarla o no, mucho tiene que ver el tipo de alfombra y los materiales de los que esté hecha. Por ejemplo, una alfombra lisa, como las que ponemos en el baño al salir de la ducha, suelen ser más fáciles de limpiar y acumulan menos basura. Las podemos utilizar en estos lugares tan difíciles.

Colocar una alfombra

Sin Comentarios

Deja tu comentario