Espacios de trabajo soft seating: ¿por qué incorporar estos espacios en tu...

Espacios de trabajo soft seating: ¿por qué incorporar estos espacios en tu oficina?

Una empresa con empleados felices es una empresa más productiva y eficiente. Ésta es una de las grandes premisas del soft seating, una nueva tendencia de diseño de oficinas y división de espacios interiores que ha irrumpido en el mundo del diseño de espacios de trabajo de la mano de grandes empresas tecnológicas, como Google, Apple o Facebook, y gana cada vez más adeptos, convencidos de su potencial para construir lugares de trabajo más cómodos y agradables.

El soft seating propone un nuevo concepto del trabajo que potencia la comunicación y la creatividad. La división de los espacios de oficina se orienta hacia un concepto abierto, fluido y flexible. Los elementos arquitectónicos y los muebles se combinan para conseguir espacios que puedan adaptarse fácilmente a las necesidades de cada momento, sin necesidad de obras o instalaciones complejas. El uso de mamparas divisorias de oficina,, biombos separadores o tabiques móviles, como los que encontrarás en Hermarta, son soluciones prácticas para la división de espacios interiores, que permiten mantener ese concepto abierto.

Hacia la oficina del futuro

De forma general, podemos definir el soft seating como la reorganización del espacio de trabajo primando la comodidad y la comunicación. El objetivo es potenciar la colaboración y el trabajo en equipo y favorecer otras capacidades como la creatividad. Este nuevo concepto de división de espacios de oficina nace de una reinterpretación de las reuniones de trabajo.

Frente a las estructuras rígidas, las oficinas del futuro buscan una interacción constante entre departamentos, secciones y personas. El soft seating permite aprovechar al máximo las sinergias existentes entre diferentes departamentos, a partir de una división de espacios interiores que potencie el desarrollo de las capacidades individuales y colectivas.

El concepto de soft seating puede integrarse en casi cualquier área, aunque resulta especialmente adecuado para salas de recreo o descanso -las conocidas como ‘play-zones’, cada vez más populares-, o los espacios de coworking.

¿Cómo conseguir un espacio de soft seating?

Convertir nuestra oficina en un espacio de soft seating es más sencillo de lo que parece. La incorporación de sillones, butacas y sofás dentro de la oficina es uno de los ejemplos más visibles del soft seating, pero estos elementos solo funcionan dentro de un conjunto creado a partir de una cuidadosa división de espacios interiores.

Para crear una oficina según estas nuevas tendencias del soft seating no tenemos que recurrir a grandes reformas. El objetivo es conseguir una división de espacios de oficina sencilla y versátil, que nos permita adaptarnos a las necesidades de cada momento. El uso de biombos separadoresmamparas de oficina, por ejemplo, es una forma sencilla y rápida de diferenciar espacios y ambientes. Los tabiques móviles son una de las soluciones más versátiles, que además se integran perfectamente con el resto de elementos arquitectónicos.

Desde el punto de vista del diseño de oficinas, el empleo de mamparas divisorias transparentes o tabiques de cristal resultan especialmente interesantes. Estos elementos permiten una división de espacios de oficina fluida, gracias a un inteligente aprovechamiento de la iluminación natural. Las mamparas opacas y tabiques móviles ciegos son idóneas para espacios más privados, como salas de reuniones.

El empleo de techos técnicos y falsos techos también permite diferenciar espacios, con una integración óptima de las luminarias. Elegir una iluminación regulable permitirá adaptar la intensidad para conseguir el ambiente perfecto en cada momento.

Sin Comentarios

Deja tu comentario