Sácale partido a las cajas de almacenaje

Si llevas ya un tiempo viviendo en la misma casa, seguro que más de una vez no has tenido sitio para guardar algo o dónde meter ciertas cosas. Los armarios están muy bien pero ocupan demasiado sitio y a veces no disponemos de ese espacio. Las cajas son una de las soluciones más completas que encontraremos para este problema puesto que las hay de mil formas, colores y estilos que van acorde con cualquier tipo de espacio en el que las queramos poner. Normalmente las cajas se suelen colocar en estanterías que tienen huecos o sin ellos, para que no queden por separado.

En el baño

Si tenemos una estantería en en el baño, añadirle unas cajas nos servirá para guardar cosas que no queramos que estén visibles, por ejemplo cepillos, ropa íntima,etc. Las ideales para el baño son las trenzadas que no son completamente cerradas y no dan tanta impresión de «top secret».

En el dormitorio o salón

Para un dormitorio podemos optar por las que traen tapa o las de cartón duro, las cuales podemos encontrarlas con formas y estampados que vayan acorde a la decoración del cuarto. En el salón es más difícil porque cualquiera nos irá bien así que todo dependerá de cuál nos guste más y que al colocarla su efecto nos agrade.

En la cocina

La cocina es la estancia de la casa en la que más muebles hay pero no por ello sobra siempre espacio. Seguro que tienes algún hueco en el que se ven las cosas que hay. Añadir una caja básica, del color de los muebles o de otro diferente que haga contraste con ellos, servirá para que todo esté más recogido.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.