El color blanco en la decoración. Porqué usarlo

El color blanco en la decoración. Porqué usarlo

 

Normalmente se tiende a pensar que el blanco es un color aburrido y que la gente que tiene todas sus paredes en este tono es porque no son personas atrevidas a la hora de decorar. Pues no. El color blanco es posiblemente, el color con más ventajas a la hora de decorar. Hoy te traemos algunas de ellas que puede que te ayuden a darle ese toque luz a tu hogar que tan bien puede venirte.

Transmite serenidad y luminosidad.

El blanco no agobia, no es un color que no molesta a la vista y que refleja la luz. Se recomiendo en las estancias pequeñas ya que las hace más amplias y las ilumina mucho.

Combina con todo.

No importa qué moda haya en ese momento, todas se pueden incorporar al blanco. Un dormitorio con las paredes en blanco encajará perfectamente si a una de ellas le ponemos cualquier tipo de papel o color. Un sofá blanco admitirá cualquier estilo de cojín.

Salón con tonalidades en blanco

 

 

Infinidad de tonalidades.

Blanco, roto, hueso, crema, blanco antiguo, marfil, seda, grano de arena, etc. Todos estos poseen las mismas características que el blanco neutro por lo que, si nos resulta algo soso, podemos escoger entre todas estas variedades.

Para cualquier cosa.

El blanco se puede usar en cualquier cosa que tengamos o queramos poner en casa. Cojines, ropa de cama, cortinas, muebles, sillas, cuadros, espejos, etc. Nos ayudará a darle el toque sereno y podremos luego añadir cualquier tipo de complemento sin necesidad de estresarnos con la combinación.

Por ponerle una desventaja, dependiendo de en qué lo usemos puede ser un color sucio. En los complementos textiles hay que tener especial cuidado y no debemos dejarnos llevar demasiado, ya que una estancia completamente blanca no transmitiría nada al que entrase en ella, sería demasiado neutra y sin personalidad.

 

2 Comentarios

Deja tu comentario