Tags Posts taggeados en "cama"

cama

Házte con la cama que se hace ella sola

Por la mañana nos levantamos con un ojo aún cerrado y lo primero en lo que pensamos es en una taza de té o café bien caliente y cargado que nos ayude durante el día. Tenemos que prepararnos, coger lo necesario y salir por la pue… ¡ah no!, hay que hacer la cama. Todos los días es un ritual que debemos hacer ya que a nadie le gusta estar fuera del trabajo pensando que la cama está sin hacer.

Ascencio Zubeldia Jauregui, un inventor de 56 años de Guipúzcua, ha creado una cama que se hace sola en 50 segundos. Jauregui ha contestado a las plegarias de millones de personas y ha creado algo tan útil y que ahorra tiempo y esfuerzo. El invento se llama Ohea, cama en euskera, y ha tardado doce años en estar lista porque, según su creador, la hacía en sus ratos libres.

Diseñar el prototipo actual le ha costado al inventor 1.500 euros incluyendo la ropa de cama pero necesita financiación y ayuda para que ese importe baje y pueda ser accesible a muchas más personas. La cama inteligente tiene dos formas de activarse. La primera es el modo manual que se activa mediante un botón que encontramos en el mando a distancia y que da la orden para que la cama estire todas las sábanas. La segunda forma es el modo automático que se activa a los tres segundos de habernos levantado de la cama. Ohea funciona gracias a un mecanismo que se encuentra en el cabecero, los pies y los lados de la cama y aunque se alimenta de electricidad, su creador asegura que el consumo es mínimo.

Hay varias medidas de cama aunque de momento sólo queda esperar a que Ascencio Zubeldia Jauregui encuentre la financiación que necesita, ya sea española o de cualquier otra parte del mundo, y pueda lanzar esta nueva tecnología que ya muchos queremos tener ne nuestras habitaciones.

Mantas de cama
Mantas de cama

 

Mantas de cama

Las Mantas de cama son uno de los elementos de la casa que más usos tienen y seguro que muchos de vosotros tenéis más de una manta diferente de animal print, de flores, lisas, con pelo, etc. Muchas veces las utilizamos sólo cuando tenemos frío o para echarnos en el sillón un domingo por la tarde a dormir la siesta pero la verdad es que. aunque ese es su uso principal, en nuestra cama también tienen un par de ellos.

Ponla entera

Si tienes una manta que te encanta y quieres que luzca y mejore tu dormitorio, prueba a extenderla sobre tus sábanas o tu nórdico y, si llega a cubrir las almohadas mejor aún. Esto hará que la cama parezca más larga y además si tiene algún tipo de estampado, aportará otro toque muy diferente al habitual. Si por el contrario la manta es demasiado corta, llévala hasta las almohadas y aprovecha algunos cojines que puedan combinar bien, parecerá echa a medida para tu cama.

Cubrepiés

Todos hemos visto al pasar por tiendas de decoración esas camas con mil fundas y mantas por encima pero siempre nos fijamos en lo mismo, los pies de la cama. Esa manta que encaja perfectamente a los pies de la cama y la visten y hacen parecer más elegante. Pues bien, utilizando una de tus mantas podrás hacer lo mismo, aunque si es una manta con flecos a los extremos te recomiendo que los dobles para dentro. Las mantas ideales para este uso son las de tamaño medio y, si son estampadas, recuerda equilibrar los elementos que haya. Bastará con colocarla  los pies de nuestra cama y dejarla caer a ambos lados.

En mitad de la cama

Este uso es el más indicado si tenemos una funda o colcha de un único color o muy básica, que dejará nuestra habitación bastante fría. Doblaremos la manta tantas veces como queramos por la parte más corta y la depositaremos en la mitad de la cama. La manta debe ser de un color diferente al que hayamos usado para vestir nuestra cama y que destaque para que el contraste sea auténtico.

Colocar sin que lo parezca

Este método es de los menos utilizados pero, si gusta, os haréis adictos a utilizarlo siempre. Consiste en coger y unir dos extremos de la manta (los que menos distancia tengan entre si) y “tirarlos” perpendicularmente de un extremo al otro de la cama o de los pies de la cama hacia la cabeza, dejando en ambos casos que uno de ellos cuelgue por fuera de la cama. Luego, colocaremos lo que creamos necesario. Parecerá a simple vista que la hemos dejado ahí corriendo antes de salir pero realmente aportará un toque desenfadado a la cama.

Síguenos

32,738FansLike
288Seguidores+1
4,403FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies