Utilizar toallas de algodón o de microfibra

Utilizar toallas de algodón o de microfibra

Utilizar toallas de algodón o de microfibra

La moda de la microfibra hace unos años que está presente en muchos baños de muchos hogares pero a mucha gente no termina por convencerle este material a la hora de secarse manos, cara o cuerpo. Cuando hablamos de toallas no solo hablamos de secado, hablamos de decoración y de nuestro sentido del tacto, algo muy importante a la hora de escoger estos elementos del baño.

Si nos paramos a mirar las toallas de microfibra, vemos lo prácticas que son y el poco espacio que ocupan. Son toallas perfectas para secados rápidos y de poca cantidad. Por otro lado, el algodón, nuestro amigo más fiel a lo largo de todos estos años, sigue siendo el ganador en esta batalla.

Las toallas de algodón absorben el agua y la reparten por toda su estructura, lo que hace que si nos secamos con un trozo de la toalla de algodón y volvemos a pasarla, nunca llegará a parecer que está excesivamente húmeda. En cambio, con las toallas de microfibra, es muy fácil sentir que ya se han empapado, algo bastante inútil cuando salimos de la ducha sobre todo.

La decoración es otra cosa en la que el algodón lleva ventaja. Podemos encontrar miles y miles de toallas para introducir en nuestro baño de diferentes colores, formas, con encajes, con añadidos e incluso con mezclas, mientras que las de microfibra suelen ser bastante limitadas en este sentido, ofreciendo diferentes colores y poco más. El tacto de las toallas de microfibra es mucho más áspero e incómodo que el de las de algodón. El algodón es un material suave por naturaleza y trata mucho mejor a la piel que la microfibra.

Está claro que esto es una cuestión de gusto personal pero el algodón ha sido siempre el preferido de los baños y por algo será, ¿no?

Sin Comentarios

Deja tu comentario