Alfombras para el baño. ¿Cuál es la adecuada?

Alfombras para el baño. ¿Cuál es la adecuada?

Qué alfombras para el baño te convienen

 

Las alfombras de baño son muy prácticas. Evitan que mojemos el suelo y, en consecuencia podamos resbalar. También, como no sirven para decorar y añadir un toque cálido al baño.

Normalmente, las alfombrillas de baño son blancas, de pelo muy corto y su uso suele ser el que mencionamos arriba, evitar que mojemos el suelo. Para la gente que acostumbra a caminar descalza por su casa, el baño seguramente es de las zonas más frías que pisa, y las alfombras evitan esas temperaturas tan bajas a nuestros pies.

Alfombras para baño de pelo corto

Uno de los inconvenientes de utilizar alfombras, ya sea en el baño o en cualquier otra estancia de la casa, es que suelen ensuciarse sin que nos demos cuenta (sobre todo si son colores claros), y acaban acumulando más polvo y trozos de cosas de las que queremos. El baño no es una excepción. Si entramos con los zapatos puestos podemos terminar envejeciéndola más de lo normal.

Algunos consejos a tener en cuenta a la hora de poner la alfombrilla es que primero, debe ser la que nos guste, sin mirar sus pros ni contras. No colocar la alfombra a los pies del WC ni del lavabo, sólo de la ducha o en otro rincón que no sea de excesivo paso.

También debemos comprar una alfombrilla de baño que no sea de pelo largo por ejemplo, ya que lo que abunda en los baños es el agua y la humedad, y una alfombra de ese tipo no se secará bien y podrá crear moho.

Alfombras lisas y de pelo corto son las más indicadas, ya que la cortina de la ducha, las toallas, el cesto de la ropa, todo podemos cambiarlo y deberá tener un equilibrio la decoración y, si añadimos una alfombra con forma de pingüino, por ejemplo, nuestro baño parecerá bastante infantil.

Sin Comentarios

Deja tu comentario